¿Se puede despedir a un delegado sindical?

despido delegado sindical

Son muchas las empresas que asumen que despedir de manera procedente a un delegado sindical es prácticamente imposible. Y es que los sindicalistas cuentan con una amplia protección frente a los despidos.

En el artículo de hoy, queremos hablarte de si es posible despedir procedentemente a un sindicalista y, en caso afirmativo, cómo se puede hacer.

¿Es posible despedir a un sindicalista?

La respuesta corta es . Si cumple con algunas de las causas previstas en el Estatuto de los Trabajadores (ET), la empresa puede despedirlo legalmente. Existen dos tipos de despidos posibles: el despido disciplinario y el despido objetivo.

Debido a los decretos que protegen a los delegados sindicales, es muy importante contar con motivos claros que se puedan demostrar con pruebas para realizar un despido procedente.

Requisitos para despedir a un delegado sindicalista

Lo primero que debemos saber al respecto del despido de un delegado sindical es que el Estatuto de los Trabajadores establece que no se puede despedir a un sindicalista por motivo de sus funciones como tal.

Asimismo, también establece que no puede ser despedido mientras esté en el cargo, ni en el año posterior. Aunque aclara que no está libre de un despido a causa de faltas graves o muy graves.

Las faltas graves o muy graves son:

  • Ofender física o verbalmente al empresario, a los empleados o a sus familiares.
  • Incumplimiento del contrato.
  • Saltarse las reglas de la buena fe contractual.
  • Faltas de asistencia repetidas e injustificadas al puesto de trabajo.
  • Cometer actos flagrantes de desobediencia o indisciplina.
  • Acudir al puesto de trabajo en estado de embriaguez o toxicomanía.
  • Acosar o discriminar a compañeros de trabajo por razón de edad, sexo, orientacion sexual, raza, etnia o discapacidad.
  • Reducir su rendimiento en el trabajo de forma continuada e injustificada.

Estos son los principales aspectos que el Estatuto de los Trabajadores recoge como faltas graves o muy graves, por las cuales es posible realizar un despido procedente a un delegado sindicalista. Aunque la cosa no es tan fácil como decir que, efectivamente, ha realizado una o varias de estas  infracciones.

La importancia de las pruebas en el despido de un sindicalista

Como hemos mencionado, los delegados sindicales están más protegidos en el ámbito de los despidos para garantizar el derecho de libertad sindical. Sin embargo, si se cumplen algunas de las faltas anteriormente citadas es posible realizar un despido procedente.

Pero, para poder realizar un despido sin indemnización, es necesario contar con una serie de pruebas que acrediten efectivamente que el despido es procedente. Es necesario poder probar en un procedimiento judicial los comportamientos realizados por el trabajador, que justifican el despido.

Como conclusión, podemos destacar que un representante sindical sí puede ser despedido por motivos disciplinarios y que, para ello, es totalmente indispensable contar con pruebas que lo puedan acreditar ante un juez.

Desde Toxan Detectives, recomendamos encarecidamente a cualquier empresa que desee despedir a un delegado sindical, o a cualquier otro trabajador, que reúna las pruebas necesarias para realizar un despido procedente.

Recuerda que, en nuestra agencia de detectives privados, contamos con los mejores expertos en este ámbito, contacta con nosotros y te asesoramos sin compromiso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies