espionaje y cine

Si alguien nos pregunta por el espía más conocido del séptimo arte, sin duda nos vendrá a la cabeza el famoso agente 007, James Bond. No obstante, hay muchos otros espías y detectives de la gran pantalla que son dignos de recordar. Y a pesar de que el olimpo de los espías de ficción está copado por hombres, no son pocas las mujeres que despuntan. Veamos en este artículo los espías cinematográficos más famosos de todos los tiempos.

Y una mujer es la primera de la lista: nada menos que Nikita (Nikita, Luc Besson, 1990). Con una vida llena de infortunios (familia disfuncional, drogas y cárcel), esta heroína es “rescatada” por una organización gubernamental que le ofrece nada más y nada menos que convertirse en toda una espía. Aunque, claro, es o eso o la muerte, así que la chica lo tiene fácil para decidirse.

El gran Clint Eastwood asume el papel de otro espía de altura: Mitchell Gant (Firefox, el arma definitiva, Clint Eastwood, 1982). Pero no solo eso, sino que el propio actor fue quien dirigió el film. A este espía la OTAN le encomienda una misión de alto riesgo: robar un prototipo de avión de combate que, no podía ser de otra manera, los rusos han creado. Firefox es el nombre en clave de la aeronave, que además de volar a velocidades hasta entonces nunca vistas, posee un arsenal de armas que parecen más de ciencia ficción que de la década en la que se estrenó la película, los ochenta.

Kingsman: Servicio secreto (Matthew Vaughn, 2014) es sin duda una de las mejores películas de mezcla entre espionaje, comedia y acción. Gary “Eggsy” Unwin es un pardillo al que un genial Colin Firth recluta para convertirlo en un verdadero sir del espionaje. Y lo consigue, vaya si lo consigue. Aunque para ello hace pasar al pobre chico por un sinfín de pruebas de valor, fuerza e inteligencia, que, contra todo pronóstico, consigue superar.

La vida de Mata Hari, una de las mujeres espía más famosa de todos los tiempos, ha sido llevada al cine en innumerables ocasiones, pero la primera vez que esto ocurrió fue en 1931. La película llevaba por título Mata Hari (George Fitzmaurice) y la protagonizó nada menos que la grandiosa Greta Garbo.

Y llegamos a un espía como pocos ha habido y al que hemos visto sufrir lo indecible: Jason Bourne (El caso Bourne, Doug Liman, 2002; El ultimátum de Bourne, Paul Greengrass, 2007; El legado de Bourne, Toni Gilroy, 2012). Matt Damon ha sido el encargado de dar vida al sufrido Bourne en todas las cintas de la saga, que ha enganchado a las pantallas a medio mundo, y que va camino de convertirse en todo un producto de culto, porque, asumamos la verdad, la historia de este espía es, digámoslo así, un poco difícil de seguir.
Y llegamos al espía más conocido de todos los tiempos, como adelantábamos unas líneas atrás: James Bond. Si hay una saga de espías que no tenga fin esta es la protagonizada por el agente 007. En todas y cada una de las películas, la elegancia de este espía británico parece ser un protagonista más, ya que todo está cuidado al milímetro para que siempre (y hacemos énfasis en esta última palabra) Bond salga airoso y con muy buen aspecto. Hablemos de cifras: se han filmado la friolera de 24 filmes que tienen como protagonista a James Bond, personaje que han encarnado nada menos que 6 actores (Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig). Y aunque Daniel Graig sigue siendo por ahora el Bond oficial, ya se están barajando nombres para la siguiente (y enésima) reencarnación del espía más chic de todos los tiempos.

La ficción, en todas sus formas (cine, novela, teatro, etc.), es sin duda uno de los mayores pasatiempos del ser humano. No obstante, a veces olvidamos aquella máxima tan cierta de que “la realidad supera a la ficción”. No obstante, a pesar de que la realidad de los espías del mundo real no sea tan espectacular como la del virtual, lo cierto es que en más ocasiones de las que creemos se parecen mucho.

Muy posiblemente el noventa por ciento del común de los mortales no nos veamos metidos nunca en una de esas escenas fantásticas protagonizadas por superhombres espía, pero sí es mucho más probable que en algún momento de nuestra vida necesitemos la ayuda de un profesional que mucho tiene de espía: los detectives. En Toxan Detectives no tenemos ni James Bond ni Jason Bourne, sino algo mucho más práctico: los mejores detectives privados de Barcelona.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies